Geología del Parque Natural.

Geología del Parque Natural.

Uno de los aspectos más destacados de este espacio natural es la diversidad de materiales geológicos, proporcionando una gran variedad de paisajes. La mayoría de las rocas visibles son rocas metamórficas, formadas a partir de otras, gracias a la presión y a la temperatura.

Pizarras, cuarcitas, esquistos y gneises son las más abundantes.

Cuando estas rocas se ven sometidas a la acción erosiva de los ríos que transitan por este territorio forman cañones, alguno de ellos de un gran valor paisajístico como el “Cuchillar del Asomante” sobre el río Jarama. Los procesos orogénicos (que son los que han formado gran parte de las montañas conocidas actualmente) hercínico y alpino acaecidos durante las eras primaria y terciaria respectivamente, además del modelado realizado por los agentes erosivos (hielo, agua y viento) le dan el aspecto actual a este parque natural.

Los gneises, que son los materiales más duros, se sitúan en las cumbres de las montañas, las cuarcitas ocupan cotas algo inferiores y, algunas de ellas en forma de cantos rodados, en los lechos de los ríos y los embalses existentes. Las pizarras y los esquistos se colocan por debajo de estos. Estos materiales, debido a su resistencia a la erosión, han dado ese aspecto agreste, con crestas afiladas y barrancos profundos que confieren a este entorno un altísimo valor paisajístico. Existen otras zonas de una gran importancia geológica.

En las cercanías al pueblo de Tamajón, lleno de cuevas, se encuentran formaciones caprichosas que corresponden a un paisaje calizo, gracias a la acción del agua a lo largo de los últimos siglos (la Ciudad Encantada de Tamajón).

Recorriendo las zonas más bajas nos encontramos con areniscas, conglomerados y arcillas que debido al efecto erosivo también del agua forman llamativas cárcavas.

La Arquitectura tradicional basada en la utilización de los materiales existentes en el medio natural ha producido como consecuencia un mimetismo con respecto a su entorno que, junto a su uso sostenible durante los últimos siglos, le han dado una singularidad única que atrae a todos aquellos que se acercan a observar cualquiera de sus pueblos.

En el Parque Natural Sierra Norte de Guadalajara

Con más de 10 cumbres por encima de 2.000 metros y 125 kilometros de senderos señalizados

¡Prepara la cámara!

Y llévate una buena tarjeta de memoria porque vas a descubrir paisajes únicos en un entorno salvaje

Hayedo de Tejera Negra

A sólo 35 minutos del Hayedo de Tejera Negra con reserva de acceso previa solicitud.

Ruta circular

Podrás recorrer una ruta circular de más de 60 kilómetros

Descubre una fauna única

Decubrirás un fantástico mundo salvaje con presencia estable de lobo ibérico, nutrias, halcón peregrino y águila perdicera entre otras muchas especies

Dos casas rurales de ensueño

Para grupos de 10-13 y de 16-20 personas completamente equipadas para grupos y con todo lujo de detalles